¿Por qué derechos para los animales?

 
cerdito

Diariamente mueren millones de animales en manos humanas. La inmensa mayoría -60.000 millones- son víctimas de la industria cárnica, que durante siglos nos ha hecho creer que es necesario comer animales para subsistir.

Una enorme cantidad de animales muere en laboratorios, utilizados como tubos de ensayo, en vez de ser reemplazados por métodos alternativos. Animales que mueren para ser convertidos en abrigos, bolsos, zapatos, cinturones, siendo evitable si optamos por productos sintéticos o vegetales. Víctimas del cautiverio que implican espectáculos como el circo, el zoológico, el acuario. Muertos en nombre de la tradición y la cultura como en la tauromaquia. Abandonados en las calles, donde se enfrentan a múltiples peligros, enfermedades y muerte.

La lista de los casos de maltrato a los animales en nuestra sociedad es larga e injustificable. Podemos llevar una vida plena sin necesidad de utilizar animales, pero para eso es necesario difundir el trato que reciben e invitar a la gente a reflexionar acerca de si tenemos buenas razones para hacer a los animales lo que les hacemos.

Mucha gente sabe cómo son tratados los animales, pero es indiferente a su sufrimiento. Al cuestionarlos sobre su postura ante causar dolor, todos parecen aceptar que es incorrecto, pero  causarlo a los animales es “diferente”, pues “son animales”.

Esta actitud de los seres humanos hacia los animales es discriminatoria, es decir, sus intereses o necesidades cuentan menos o no cuentan, por ser miembros de otra especie. Este tipo de discriminación es conocida como especismo.

Durante los años setenta y ochenta una serie de autores, como Richard Ryder, Peter Singer, Stephen Clark, Andrew Linzey, Tom Regan, Bernard Rollin o James Rachels –entre otros– realizaron las primeras aproximaciones a este tipo de discriminación. A partir de los noventa va a surgir una nueva generación de autores como Evelyn Pluhar, David DeGrazia, Mark Rowlands, Paola Cavalieri y Gary Francione, que reexaminarán críticamente el trabajo llevado a cabo por la generación anterior y realizarán nuevas aportaciones.

En nuestra sociedad, acostumbrada a pedir únicamente derechos para los humanos, resulta desconcertante pedir también derechos para los animales. ¿por qué ellos han de ser sujetos de derechos? En general, los derechos se otorgan para proteger las necesidades o intereses de alguien que puede ser dañado por otro.  Los seres humanos puedes ser perjudicados por otros seres humanos y al reconocerles derechos les estamos dando cierta protección. Lo mismo debería aplicarse a los animales, ya que ellos pueden ser dañados por acciones humanas, y de hecho lo son. Diariamente millones de animales son dañados como consecuencia de nuestros hábitos de consumo.

¿Cuáles son las necesidades o intereses de los animales que hay que proteger mediante derechos?
Los animales no humanos como  nosotros tienen al menos el interés de evitar el dolor y buscar estados placenteros. Esta capacidad de sentir placer y dolor es compartida por seres que tienen un sistema nervioso central y se antepone a la racionalidad supuestamente exclusiva de los seres humanos. Es decir, antes de pensar que un animal no puede tener derechos por no ser racional, deberíamos pensar si puede sentir dolor y placer, si esto es así, debería haber algún sistema que protegiera sus intereses de no sentir dolor. Este sistema es el de los derechos. Sin duda alguna los animales sienten, es decir, sufren y disfrutan de sus vidas.

¿Qué derechos pedir para los animales?

  • Los derechos que se piden para los animales son fundamentalmente 4:
  • Derecho a la vida
  • Derecho a la libertad
  • Derecho a no ser torturados
  • Derecho a no ser considerado propiedad

¿Cómo podemos mostrar que aceptamos que los animales tienen derechos?

Si admitimos que los animales sufren y que pueden ser dañados por acciones humanas, podemos desear que los animales reciban un trato de acuerdo a sus necesidades. Modificando nuestros hábitos de consumo estaremos respetando a los animales y reconociendo que tienen al menos los derechos antes mencionados.

Pedir derechos para los animales es simplemente extender valores como la justicia, la solidaridad, el respeto, la compasión, hacia el mundo animal. No hay buenas razones para hacer a otros seres con capacidad de sentir, lo que hacemos con los animales. Los intereses económicos no deberían estar por encima de sus intereses de supervivencia y bienestar.

Dra. Leonora Esquivel Frías
Fundadora de AnimaNaturalis Internacional

Perfil de Facebook 

Fuente: Veo Verde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s