Entrevista Irene Ballester, autora de “El cuerpo abierto”

El Aguijón entrevista a la historiadora Irene Ballester, autora de El cuerpo abierto, un estudio sobre mujeres artistas que llevan la representación del arte al extremo, como denuncia y como clamor, muchas veces sobre su propio desnudo cuerpo.
– ¿Por qué las mujeres sobre las que habla en El cuerpo abierto utilizan su propio cuerpo como soporte artístico? ¿Qué quieren retransmitir?
Las mujeres artistas presentes en mi investigación utilizan su cuerpo como herramienta reivindicativa. Los cuerpos de las mujeres a lo largo de la Historia del Arte occidental han sido expuestos para uso y disfrute de la mirada masculina. Por ejemplo una obra como La Venus del Espejo de Velázquez o El origen del mundo de Courbet han estado destinadas para ocupar los gabinetes privados de monarcas o de altos mandatarios. Pues bien, la pintora mexicana Frida Kahlo será la primera que se apropiará del cuerpo femenino para utilizarlo como un lienzo de expresión en el que plasmar aquello considerado tabú en el arte como por ejemplo la violencia hacia las mujeres, las sangre femenina de un aborto o la de la menstruación. Es por ello que ella es el punto de partida de mi investigación porque apropiarse del cuerpo femenino implica subvertir la mirada masculina, la misma que ha objetualizado el cuerpo de las mujeres.
– No es una práctica tan común en hombres ¿Por qué la mujer utiliza su cuerpo como algo reivindicativo? ¿No lo convierte así en un objeto?
Para nada, el cuerpo de las mujeres artistas presentes en mi libro huye de la cosificación a la que se han visto sometidas a lo largo de la Historia del Arte. La mirada masculina y patriarcal es la que ha objetualizado el cuerpo de las mujeres para su propio disfrute. A lo largo de la Historia del Arte hemos visto cómo han sido exaltados los pechos de las mujeres, las caderas, las largas cabelleras sensuales y todo esto para el disfrute de la mirada masculina. No hay que olvidar que las mujeres no fuimos consideradas ciudadanas en el siglo XVIII, tras la Declaración de los derechos del hombre, que no de la mujer y como tal todavía somos consideradas objetos (de hecho no existe una igualdad real en ningún aspecto entre hombres y mujeres). Ese erotismo presente en las obras citadas en la respuesta anterior no es palpable en la obra de ninguna de las mujeres artistas presentes en El cuerpo abierto. Y por eso se titula mi libro El cuerpo abierto: representaciones extremas de la mujer en el arte contemporáneo porque todas las artistas han abierto su cuerpo sin tapujos para hablarnos de un arte a favor de las mujeres y con ello de sus derechos y reivindicaciones….

(Continúa la lectura íntegra de esta entrevista en Feminismo y Cultura))

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s