Súmate a la Marea Violeta el 23F

8384191639_23d6f12e9a(1)

“NO ES CRISIS, ES EL PATRIARCADO CAPITALISTA”

 

DENUNCIAMOS un sistema capitalista que ha generado una deuda injusta e ilegítima. Deuda que sirve como excusa a los gobiernos para llevar a cabo recortes en políticas sociales y en derechos reconocidos, cuyas consecuencias recaen sobre las personas y, principalmente, sobre las mujeres.

Denunciamos el desmantelamiento del ya precario Estado de Bienestar, que afecta a toda la población en todos los ámbitos, y por ello nos sumamos a las reivindicaciones y exigencias del resto de mareas y movimientos ciudadanos, junto a los que saldremos a la calle este 23F.

Como mujeres, no solo sufrimos los recortes centrados en políticas de igualdad, sino que nos afecta doblemente la pérdida de servicios públicos, indispensables para vivir. El paro, la precariedad y la pobreza afectan de una manera particular sobre las mujeres, (cuando además el empleo es un elemento fundamental para la independencia económica de las mujeres); los recortes sociales empeoran nuestras vidas, porque significan la “vuelta al hogar” o la doble jornada, limitando nuestra participación en la vida pública.

Estas políticas neoliberales traen como consecuencia -entre otras- las diferencias entre aquellas mujeres que puedan pagar los servicios frente a las mujeres en situación de precariedad y con bajos ingresos (ahondando mas las diferencias de clase, sexual, diversidad funcional, país de origen, etc.)

Es URGENTE abrir un debate de toda la sociedad para un cambio radical (de raíz) del sistema capitalista y patriarcal y no reformas temporales ni parches. Para ello invitamos a todas las personas  a favorecer este debate y participar en él.

Mientras tanto, EXIGIMOS principalmente:

– Que el Estado asuma su papel de garante de los derechos de la ciudadanía y a través de medidas legales e impositivas obligue a responder a bancos, grandes empresas y poderes financieros a la crisis por ellos generada.

– Cumplir, como mínimo, las distintas leyes en todas las comunidades del Estado español (Igualdad, Violencia, Dependencia, etc.), así como dotación de presupuestos reales y acordes, su desarrollo, revisión y mejora en diseño e implementación.

–  La dimisión de todas las personas con cargos políticos  implicadas en tramas de corrupción.

– Que se invierta el gasto de armamento en servicios sociales. Solamente el presupuesto de defensa cubre los recortes en educación y sanidad, donde, además, los puestos de trabajo son ocupados, mayoritariamente, por mujeres. Además, que se acaben los presupuestos para  Casa Real, Iglesia, etc. y se invierta en políticas de igualdad así como en la  garantía de derechos de las mujeres.

– Un Estado laico que termine con los privilegios de la Iglesia católica y no permitir que sus preceptos morales (y los de otras religiones) se reflejen en la legislación, en el devenir de nuestras vidas, en la autonomía de nuestros cuerpos y la consecución de nuestros derechos. Nosotras parimos, nosotras decidimos.

– El reconocimiento y la garantía de nuestros derechos sexuales y reproductivos, así como el derecho al aborto libre, seguro y gratuito para todas las mujeres.

-La construcción de una nueva economía más justa y sostenible en la que exista un reparto familiar y social, además de equitativo,  del trabajo remunerado y no remunerado.

–  Una vida plena, segura y libre de  violencias para las mujeres -y personas que se nombran como tal- con políticas y  medidas efectiva para su  consecución y en diálogo real con colectivos y organizaciones feministas.

CONTRA LOS RECORTES! CONTRA EL SISTEMA CAPITALISTA Y PATRIARCAL!

¡ PORQUE SI NOS TOCAN A UNA, NOS TOCAN A TODAS!

LA MAREA VIOLETA de todas las mujeres convoca el día 23 a las 15:30 en la plaza de Santa Bárbara, junto al metro de Alonso Martinez para unirnos a la manifestación general en Colón y de allí continuar la marcha hacia Neptuno.

Acordamos llevar un poncho morado (hecho con tela de forro o rasete) y coser o pegar en él los colores del resto de las mareas.

Si por cualquier razón no vas a marchar con nosotras pero si vas a participar en la mani, lleva también tu poncho morado.

QUE SE NOTE LA PRESENCIA DE LAS FEMINISTAS

¡VIVA LA LUCHA DE LAS MUJERES!


MAREA CIUDADANA CONTRA EL GOLPE DE ESTADO DE LOS MERCADOS (23F)
· ¿POR QUÉ?: Ver: MANIFIESTO y #Razones23F
· ¿CUÁNDO?: 23 de febrero de 2013. En Madrid habrá 4 columnas que llegarán a Neptuno sobre las 18:00h.
· ¿DÓNDE?: Por todo el Estado. Aquí hay un mapa de convocatorias.
· ¿QUIÉN?: Una plataforma llamada “Marea Ciudadana”, antiguamente “Mareas Unidas”. Consulta la lista de adhesiones.
· ¿CÓMO PARTICIPAR?: Hay reuniones presenciales y telemáticas. Aquí hay más información.
· ¿CÓMO DIFUNDIR?: Tienen cartelería y vídeos en su web: http://mareaciudadana.blogspot.com.es

Más info MAREA CIUDADANA: http://mareaciudadana.blogspot.com.es/
(manifiesto, vídeos, carteles, logotipo, actas…)

Una respuesta a “Súmate a la Marea Violeta el 23F

  1. POLÍTICA FEMINISTA CURSO TEÓRICO DE FEMINISMO
    Lección 1ª Base Ideológica Revisión del “Manifiesto Comunista”

    El FEMINISMO es el fantasma que hoy recorre el mundo reclamando un cambio en la lucha de clases tradicional. La primera desigualdad que encontramos es la sexual, y como proletarios contra burgueses en su día, hoy enfrenta a mujeres contra hombres en todos los ámbitos públicos y privados, pues en ambos se manifiesta el patriarcado como sistema socio-cultural e ideológico.
    El Manifiesto Comunista de 1848 comienza diciendo que la historia escrita es la historia de la lucha de clases de todas las sociedades que han existido hasta nuestros días. Y a continuación, alude a esas clases como los “hombres” libres, esclavos, patricios, plebeyos, señores o siervos. Es decir, opresores y oprimidos que fueron venciendo y superponiéndose en diversas revoluciones, alzándose unas clases sobre otras y volviendo a crear nuevas clases.
    En todas esas épocas históricas, el poder de las clases dominantes lo detentaban los hombres. Pero el especial grado de sometimiento y explotación en que las mujeres se encontraban en todos los casos, no se menciona.
    El triunfo de la burguesía sobre el sistema feudal, tras la revolución industrial, acentúa ese grado de sometimiento, al pasar a ser, de productoras directas de los bienes familiares, a sumisas esclavas de las tareas domésticas, dependiendo únicamente del salario o patrimonio del hombre para su supervivencia y la de su prole, tanto si los hombres eran burgueses o proletarios.
    Las actividades de la burguesía en los nuevos campos del comercio, las colonizaciones, la navegación, la industria, que tomó un impulso desconocido hasta entonces gracias a la explotación del proletariado, contó como base primordial y fundamental con el sometimiento de las mujeres en los hogares, como garantes de la producción y reproducción de las necesidades domésticas y familiares y sobre todo, proporcionando la renovación del proletariado necesario para la expansión y crecimiento del capitalismo.
    La burguesía convirtió a gremios, profesionales y artesanos de la época feudal, en hombres “libres” asalariados. Y las mujeres pasaron de ser siervas partícipes de la economía familiar en la época feudal, a ser esclavas domésticas, desposeídas de todo poder familiar, sin salario ni derecho de ciudadanía, ya fueran de familia burguesa o proletaria.
    Pero las necesidades expansivas de la clase burguesa, no repara en medios y ha utilizado a las mujeres cuando le ha convenido, como mano de obra más barata, sin desvincularlas de su esclavitud doméstica.
    Al introducirse las mujeres en el mercado laboral, aleccionadas por los nuevos ideólogos Marxistas, cayeron en la trampa de considerarse parte de una clase social u otra, según de quién fueran esclavas domésticas. Es a partir de la mitad del siglo XX cuando el Movimiento Feminista se plantea esa doble explotación, como elemento que define y une a las mujeres, como una clase explotada por todas las demás y por el conjunto de la sociedad, apoyada esta por los Gobiernos de los Estados que, como decían C. Marx y F. Engels en el Manifiesto Comunista, “no son más que una Junta que administra los negocios comunes de la burguesía”, (hoy en día del capitalismo mundial.)
    El Manifiesto Comunista en un momento determinado dice: “Cuanto menos habilidad y fuerza requiere el trabajo manual, es decir, cuanto mayor es el desarrollo de la industria moderna, mayor es la proporción en que el trabajo de los hombres es suplantado por el de las mujeres y los niños. Por lo que respecta a la clase obrera, las diferencias de edad y sexo, pierden toda significación social. No hay más que instrumentos de trabajo, cuyo coste varía según la edad y el sexo.”
    De todos los movimientos que hoy se enfrentan al sistema mundial de Libre Mercado, es el Feminismo el que contiene más claramente los elementos revolucionarios capaces de
    desestabilizar, y al fin, romper dicho sistema, porque sus demandas atentan directamente a unos cimientos, no solo de carácter económico indispensables para la supervivencia del sistema, sino a otros importantísimos de carácter filosófico que mantienen un orden de comportamientos de tipo social, cultural y moral que el feminismo cuestiona e intenta cambiar, porque es el que ha conseguido mantener a las mujeres en la creencia de que su estado de esclavitud es consubstancial a su naturaleza y por tanto irreversible.
    Todos los Partidos Políticos en nuestros Estados Democráticos y en los no democráticos, responden a intereses de clase y ni el proletariado en sus revoluciones se ha siquiera planteado, cuanto menos acabado o abolido, la estructura familiar que explota a las mujeres y que garantiza y asegura la mejor apropiación y acumulación de la riqueza.
    El Movimiento Feminista propone un cambio para la totalidad de la Humanidad. Porque las mujeres no pueden modificar su situación, sin romper toda la estructura de la sociedad oficial. Por comprender a todas las mujeres, el feminismo es una lucha mundial, aunque cada país debe librar su propia lucha contra el Gobierno establecido con sus diferentes niveles de explotación y de cultura.
    El Movimiento Feminista ha pasado por muchas etapas y ha tenido, y aún tiene, deferentes visiones y estrategias. El Feminismo clásico tiene un carácter reivindicativo de tipo social que, apoyado en muchos casos por las mujeres que han entrado a participar en los partidos políticos del sistema patriarcal, han influido y conseguido cambios y mejoras en las leyes y en diferentes aspectos de la vida social y cultural que no son despreciables. Pero el Feminismo político se distingue de los anteriores porque hace valer los intereses comunes a todas las mujeres del mundo y porque no tiene intereses que no sean del conjunto de la sociedad. El feminismo político es ahora mismo el sector más revolucionario de la sociedad y su teoría tiene la visión transformadora más resuelta y avanzada.
    El objetivo del feminismo político es el mismo de cualquier otra clase social en lucha por el poder. En nuestro caso: derrocamiento del patriarcado con sus sistemas económicos, sociales y culturales y conquista del poder político por el feminismo. Las tesis teóricas del feminismo político se basan en ideas y principios ancestrales de convivencia en la igualdad y son expresión del conjunto de las condiciones reales del Movimiento Feminista histórico y que se va desarrollando paso a paso. La abolición de la propiedad y de las relaciones de producción que ha creado el patriarcado, es una característica peculiar y exclusiva del Feminismo Político. El sistema de producción capitalista vigente, no solo se apropia de la plusvalía derivada del trabajo asalariado, sino, primeramente de la reproducción de la fuerza de trabajo y de la derivada del trabajo de producción de bienes de uso y servicios que las mujeres realizan gratuitamente en el mundo entero y que, por tanto, es absoluta y de ahí su carácter de esclavitud.
    Para acabar con la propiedad privada de los medios de producción, no solo hay que socializar el capital, sino también y muy fundamentalmente, el trabajo doméstico y reproductivo que realizan las mujeres.
    Las mujeres son las más pobres entre los pobres del mundo. No tienen nada que perder y sí un mundo que ganar. ¡¡¡¡ MUJERES DEL MUNDO, UNIOS !!!!

    Arriba las parias del mundo,
    En pie, famélica legión
    Atruena la mujer en marcha,
    Por el fin de la opresión.
    Para hacer que el Patriarcado caiga
    Y a las mujeres liberar,
    Soplemos la potente fragua
    Que al nuevo ser ha de forjar.
    (Estribillo)
    “Agrupémonos todas
    En la lucha final
    Mujeres del mundo
    En la Internacional” (bis)
    Ni en dioses, padres ni maridos
    Está el supremo salvador
    Nosotras mismas realicemos
    El esfuerzo redentor
    Basta ya de tutela odiosa
    Las feministas al poder
    El mundo va a cambiar de base
    Las nada de hoy, todo han de ser”
    (Estribillo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s