Andalucía abre paso a una nueva forma de comercio: el mercado social

En diciembre de 2011 abrió sus puertas en Córdoba ‘La Tejedora’. Un nuevo concepto, un mercado social que hasta esa fecha no contaba con ninguna ubicación física en Andalucía. Al calor de la crisis, estos mercados se están poniendo de moda. El último en abrir lo hizo el 18 de enero en Sevilla capital bajo el nombre de ‘La Rendija’. Mientras, en Granada y Málaga, ya hay proyectos avanzados. Uno de los objetivos es crear un Mercado Social del Sur que los coordine y acuerde aspectos como una central de compras o almacenes para albergar grandes cantidades de productos de comercio justo. Estas tiendas buscan potenciar un mercado ‘verde’, alejado de la imagen que pueden transmitir grandes empresas del mercado capitalista.Los mercados sociales son distintos a los mercados convencionales, según asegura Eduardo Muñoz, uno de los trabajadores de ‘La Tejedora’ La idea de grandes superficies o grandes almacenes se aleja completamente de estos espacios, que tampoco podrían compararse con un supermercado de barrio.

‘La Tejedora’, ‘La Rendija’ y otras experiencias menores, como ‘La Alacena’ en Alcalá de Guadaíra y ‘Casa Cornelio’, también en Sevilla, apuestan por una línea de trabajo en la que se mima al productor y movimientos cooperativistas locales, se prescinde en todo lo posible de intermediarios (grandes distribuidores) y se ofrece al consumidor productos ecológicos y de comercio justo -a precio que rondan los de mercado convencional- en los que se pueda acreditar perfectamente su procedencia. De hecho, los proveedores interesados deben aceptar unos criterios que ahondan en lo natural, ecológico, en la producción libre o el propio comercio justo, que garantice condiciones laborales dignas.

Los grandes márgenes de beneficios que se llevan los intermediarios en el mercado convencional, en detrimento de los productores –bien saben de ello en el sector agrario-, no se dan en el mercado social. Muchos de los productos que se pueden adquirir en La Tejedora o en La Rendija provienen del entorno local –artesanía, frutas, hortalizas…- en las que es el propio productor quien pone el precio en tienda, sin necesidad de intermediario. Eso sí, para productos como el chocolate, el café, el azúcar o el ron, que no se producen en su entorno, necesitan un proceso de importación con intermediarios en el que, en todo caso, se aseguran que el proveedor cumpla exigencias éticas, ecológicas y/o de comercio justo y vinculados a una economía social.

Muñoz dice que ‘La Tejedora’ comenzó contando con la aportación de pequeñas empresas como ‘Transformando’, dedicada a la importación de ron; la editorial ‘Atrapa sueños’, un estudio de arquitectura e ingeniería y la ecoempresa ‘La vuelta al mundo’….

Lee la información completa de Juan Javier Ríos en eldiario.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s