Figuraciones ecofeministas para afrontar el patriarcado con humor

El grupo de ecofeminismo de Ecologistas en Acción y el Colectivo Feminista Las Tejedoras convocaron el 26 de mayo la tercera bicicletada ecofeminista llena de acciones callejeras y reivindicaciones..
@suponeperez
Ascen Tas

26 de mayo, Plaza de Oriente. Más de 50 pelucones rubios se mueven al ritmo de Raffaella Carrá. Nos duele y nos indigna la deriva social retrógrada que, con la excusa de la crisis, nos están colando. Por eso gritamos, ¡qué dolor, qué dolor!, y bailamos una coreografia al son de una utopía ecofeminista que ha preparado el grupo de ecofeminismo de Ecologistas en Acción.

Utopía ecofeminista

Imagínate que se acaba el patriarcado del norte y del sur, que no existe la propiedad y que hay una gestión comunal y sostenible de los recursos naturales y de los trabajos de cuidados. Ese fue el estribillo del flashmob que diversas activistas feministas de Madrid bailamos al ritmo de Raffaela Carrá un domingo primaveral.

Las utopías feministas de finales de los 70, propagadas por movimientos de mujeres de corte pacifista, antimilitarista, ecologista y contra la violencia machista ya nos hablaban de sociedades libres de opresión de las mujeres, sociedades descentralizadas, no militarizadas y con un uso prudente de la tecnología. Era un contexto de guerra fría, carrera armamentística, proliferación de armas nucleares y nuevos procesos de colonización de los países del sur. En el 2013, instaladas en una nueva fase de acumulación capitalista que arremete con violencia contra los bienes comunes (salud universal, educación pública y de calidad, el patrimonio cultural y natural, derechos laborales y los propios cuerpos de las mujeres) estamos más cerca de una distopía apocalíptica. Por eso decidimos ocupar el espacio púbico cantando utopías y señalando a los monstruos.

A los medios les hacemos gracia, porque además de bailar vamos en bicicleta. Y porque somos mujeres. Pero nosotras colamos nuestro mensaje, por si no entienden las figuraciones ecofeministas del flashmob, leemos un comunicado que arremete literalmente contra los intentos de volver a penalizar el aborto mientras se amnistía a verdaderos criminales: gobernantes y dirigentes que nos han estafado.

 En bici por las calles

Después de bailar y leer el comunicado, montamos en nuestras bicis y nos vamos de ruta por las calles.

Cuando podemos vamos por el carril bici, sí, esa vía ridícula que se ha trazado de cara a la galería del turismo y que no resuelve nuestros problemas de movilidad en la ciudad. Lo sabemos. Nos consideramos tráfico, podríamos ir por la carretera, pero no todas somos bicicleteras urbanas:  vienen niñas, mujeres que no suelen coger la bici en una metrópoli que está diseñada para el coche. Así que vamos lentas, aunque sea por un ridículo carril bici, porque queremos ir juntas.

De paso por el Retiro tenemos un encuentro desagradable: “No al aborto, sí a la vida”, grita una masa enfurecida. Son mujeres, como nosotras, portan globitos rojos promocionales de alguno de los grupos pro-vida financiados por la Iglesia y el PP, esos mismos que denuncian y hostigan a clínicas de abortos y asociaciones de planificación familiar y que han secuestrado el discurso de la vida para volverlo contra las mujeres.

El diálogo no es posible y decidimos seguir nuestro camino. “Qué me detengan, soy una feminista, malvada y abortista y no me pueden controlar”, cantamos al ritmo del pedal mientras nos encaminamos a las Vistillas.

 Menstruar a los monstruos

El colectivo Feminista las Tejedoras nos recibe en las Vistillas con la última acción del día.
Una diana en formato tendero con frases misóginas y los retratos de sus monstruos está preparada para que arrojemos huevos rellenos de tinta roja. Cerramos el día con una nueva figuración: la menstruación. No importa no tener puntería, porque hay muchas frases monstruosas y somos muchas las que menstruamos sobre ellas. Preparadas, listas, ya: ¡a por ell@s!

Perlas del neomachismo

“El matrimonio entre personas del mismo sexo no garantiza la pervivencia de la especie” (Jorge Fernandez Díaz, Ministro de Interior, marzo de 2013). “Al hilo de lo que nos escribes, Eduardo Galán ha dicho que, por lo que a él respecta, le puedes chupar la polla”, respuesta de la revista Mongolia  a una lectora ficticia que se queja del lenguaje sexista de la revista, mayo de 2013).

“Las mujeres maltratadas no deben separarse porque eso es amor”, “de lo terrible de la violación sacas algo bueno que es un hijo” (Gloria Casanova, Profesora de la  Universidad Cardenal Herrera de Valencia, marzo de 2013).

“Las leyes son como las mujeres, está ahí para violarlas” (José Manuel Castelao Bragaño, Presidente del Consejo General de la Ciudadanía en el exterior, octubre de 2012)

“Matar a un niño indefenso, ¡su propia madre! Eso le da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer” (Javier Martínez Fernández, Arzobispo de Granada, diciembre de 2009).

“Para reconducir a una esposa que no obedece y se rebela hay que dejarle sola en el lecho y negarle las relaciones sexuales. No afees, no golpees en la cara, no hagas correr la sangre; los golpes tienen que ser discretos, que nadie sepa de ellos fuera de la vida conyugal” (Abdeslam Laaroussi, Imán de Terrasa, mayo de 2012).

Fuente: Diagonal

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s