¡Ecosolidarízate!

Por Jordi Garcia Jané, presidente de la Xarxa d’Economia Solidària

Ecosol
El pasado mes de octubre la Xarxa d’Economia Solidària (XES) presentó durante la 1ª Feria de la Economía Solidaria en Barcelona el ecosol, una moneda propia en forma de billetes de 1, 2, 5 y 10 ecosoles que utilizaron unas 5.000 personas para comprar cualquiera de los productos que allí se ofrecían.

Desde entonces la XES ha ido puliendo su propuesta de moneda alternativa y ahora ya ha decidido pasar a una segunda fase, la de su consolidación. Pero ¿qué es una moneda alternativa? El dinero nació como un instrumento público para facilitar los intercambios de productos y servicios y como estándar de valor. Sin embargo, desde hace un tiempo funciona más bien como un recurso escaso del que se apropian los especuladores financieros. Esta perversión de su uso originario tiene lugar en períodos de crisis como el actual.

Para defenderse de esta situación en cada crisis algunas poblaciones han creado dinero por su cuenta con el que reactivar su economía, salir del paro y la pobreza. Así sucedió durante la depresión de 1929 en países como Alemania, Austria y Suiza, donde se crearon monedas no oficiales como el wara, el wörgl y el wir, respectivamente. De ellas sólo sobrevive esta última, un sistema de crédito mutuo en el que participan actualmente 62.000 pequeñas y medianas empresas suizas. Y es uno de los referentes en los que se inspira el ecosol.

Así sucedió también por toda América Latina y los países asiáticos a finales del siglo pasado y comienzos de este: los sampaios en Sâo Paulo, los tlaloc en México, los patacones en Argentina, o el fureai kippu en Japón. Y así está sucendiendo hoy en día en Grecia o en distintos puntos de España: los boniatos en Madrid, los pumas en Sevilla, y ahora en Cataluña, entre otras, el ecosol.

Las llamadas monedas alternativas, sociales, locales, complementarias o comunitarias pueden tomar forma de vale circulante (billete) o de anotación en cuenta (moneda electrónica). A veces las crean asociaciones (los chiemgauer en Alemania) y otras incluso los ayuntamientos (los sol-violette en Toulouse). Reactivan la economía de una población o sector económico, remuneran el trabajo de personas paradas, y favorecen la inclusión social y el sentido de comunidad.

El ecosol persigue tres objetivos principales:

  • Ayudar a la economía social y solidaria para que no sólo resista la crisis sino que crezca, mediante la dinamización y fidelización de los intercambios, y la atracción de nuevos productores y consumidores.
  • Incentivar el consumo responsable de bienes y servicios, tanto por parte de las personas individuales como de las propias cooperativas y otras empresas de la economía solidaria.
  • Generar una comunidad cada vez más amplia de productores y consumidores de la economía social y solidaria, que desemboque en un mercado alternativo al capitalista, el llamado mercado social. Este mercado se regiría por la equidad en los intercambios, la solidaridad entre productores y consumidores, y la distribución de bienes y servicios necesarios y fabricados de modo socialmente responsable.

El ámbito de circulación del ecosol será el Mercado Ecosol, una comunidad de crédito mutuo sin interés formada por productores solidarios (cooperativas, asociaciones, profesionales) así como por consumidores responsables que deseen acceder a dicho mercado cambiando euros por ecosoles y que serán recompensados con una bonificación del 10% (11 ecosoles a cambio de 10 euros).

La XES inició ayer en Goteo.org una campaña de crowdfunding para financiar la gestión, promoción y comunicación necesarias que consoliden el ecosol. La campaña,”ECOSOLidaritza’t” (ECOSOLidarízate), tiene de plazo hasta el próximo 26 de julio para reunir, como mínimo, los 5.000 euros que requiere el proyecto. Tal como se dice en el vídeo explicativo, esperan que esta sea la última vez que deban pedir si no dinero sí al menos en forma de euros. Y con la intención de convertir al financiador solidario en un usuario de este mercado alternativo, ofrecen a quienes se ecosolidaricen una determinada cantidad de ecosoles para que puedan comprar ya productos de la economía solidaria.

Fuente: Alterconsumismo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s