Nosotrxs depredamos el 80% de los recursos del planeta

Conversación entre Mónica Oltra y Yayo Herrero

iglesias-nega-portada

Nerea Ramírez Piris
Co-Coordinadora confederal de Ecologistas en Acción

Las personas primero es un diálogo del sentido común, el que ponen Mónica Oltra y Yayo Herrero en este libro de la colección Más Madera a dos voces de Icaria. Se trata de una conversación entre dos mujeres que tienen claro que cuando las personas están primero pierden protagonismo los mercados, afloran los debates verdaderamente esenciales para la vida, el dinero deja de ser la única vara de medida y el lucro deja de ser la prioridad.

Si todas las personas, absolutamente todas, somos seres interdependientes (dependemos unas de otras) y ecodependientes (dependemos de la naturaleza) no tiene sentido gobernar, legislar o producir de espaldas a las bases que mantienen la vida. Pero la realidad, marcada por los desahucios, la construcción de infraestructuras innecesarias que profundizan la crisis ecológica aún más, los rescates bancarios o la pobreza energética, se aleja cada vez más de esta cuestión, relegando a las personas al último lugar.

Esto es lo que explican y desgranan de forma sencilla y minuciosa las autoras de este libro. Porque las cuestiones esenciales pueden y deben explicarse de forma sencilla. Mónica desde el mundo de la política parlamentaria, Yayo desde el mundo de los movimientos sociales, algo que hace el diálogo muy enriquecedor y plagado de propuestas posibles y esperanzadoras para transitar hacia un sistema que nos permita tener una vida que merezca la pena vivir.

El libro recorre todas esas preocupaciones que tenemos en la cabeza. El diálogo se va adentrando en el tema de la corrupción, del trabajo, de la clase política, en la cuestión de la distribución de la riqueza y la propiedad privada, en las puertas giratorias entre el mundo político y el económico, y también en el mundo de los movimientos sociales, de los procesos constituyentes, de la transición ecológica o de la economía invisible de los cuidados. El análisis de todo ello lleva a las autoras a confirmar que “tenemos que asumir que estamos en un momento que va más allá de la mera crisis económica. Es el momento de repensar todo de otra manera, es obligado repensar cómo lo hacemos de otra forma. Es necesario articular colectivamente un nuevo pacto social”.

Y además de análisis riguroso, algo fundamental, la lectura del diálogo transmite energía, optimismo y ganas para emprender la construcción colectiva de alternativas, sin perder la alegría, sin olvidarnos de la teoría y los discursos pero sin perder de vista las emociones y esa solidaridad que nos permite seguir adelante. Por eso el libro termina con la propuesta de que nos pongamos manos a la obra, sin tiempo que perder, a llevar a cabo esas transformaciones que se perfilan en el diálogo y otras muchas que surgirán para sentar las bases de un modelo que ponga a las personas primero.

Extracto de la conversación entre Yayo Herrero y Mónica Oltra contenida en  Las personas primero

Yayo Herrero

Inevitablemente la humanidad va a tener que vivir con menos energía y materiales y va a depender de energías renovables y limpias, necesitamos que la transición comience ya. Porque puede llegar un momento en que ni siquiera pueda ser posible físicamente reconvertir el modelo energético para que los 7.000 millones de personas que habitan el mundo puedan vivir en unas condiciones mínimamente decentes. A mí me preocupa mucho que no se perciba que la humanidad, quiera o no quiera, va a tener que vivir con menos recursos materiales, ya que así lo van a imponer los límites físicos del planeta, y que lo que está en juego es si ese decrecimiento material se hace con criterios de reparto y justicia o se hace por una vía violenta. Muchas veces, cuando se lanzan los discursos de cómo regenerar de nuevo la churrera del crecimiento, el modelo que se plantea tiene exactamente los mismos criterios que nos han llevado a este desastre en el que nos encontramos ahora.

Mónica Oltra

Sí, pero cuando decimos que la humanidad va a tener que vivir con menos de lo que vive, no tenemos en cuenta que hay una gran parte de la humanidad que vive con muy poco.

Yayo Herrero

Quiero decir que la humanidad globalmente va a tener que vivir con menos energía y materiales, y eso es algo que no está en nuestra mano cambiarlo.

Mónica Oltra

Claro, pero la humanidad globalmente tiene un problema, y es que nosotros utilizamos el 80% de los recursos del planeta, mientras que hay una parte de la población, más numerosa que nosotros, a la que le queda el 20% y mal repartido. Justo en nuestro caso, el valenciano, al vivir al lado de «la huerta», tenemos la suerte de que el tomate que comemos sea de al lado de casa, a no ser que te lo quieras comer en el mes de diciembre. Sin embargo, en algunas partes del mundo un alimento tiene que recorrer 5.000 kilómetros para llegar al consumidor, y en otras partes del planeta lo primero que hace la gente al levantarse por la mañana es ir a buscar agua, y el pozo igual está a 20 kilómetros y se pasan medio día en ir y volver a por el agua; un trabajo que mayoritariamente hacen los niños y las mujeres y que está absolutamente invisibilizado. Aquí, más allá de las campañas navideñas de algunas ONG que nos ablandan el corazón, vivimos de espaldas a una realidad: que nosotros depredamos el 80% de los recursos del planeta.

Lectura íntegra en Público

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s