Archivo de la etiqueta: Comercio Justo

Guía para vestir sin trabajo esclavo por Albert Sales y SETEM (Ed. Icaria)

Portada

Esta publicación quiere dar respuesta a las inquietudes de las personas que nos cuestionamos qué se esconde detrás de las etiquetas de nuestras prendas de ropa. Se hace muy difícil vestirse sin ser cómplice de un sistema que no sitúa a las personas en el centro de las decisiones. Estas páginas no son una “lista blanca” de tiendas donde ir de compras con la conciencia tranquila, son un análisis de la situación de los derechos laborales en la industria global de la confección y una lista de iniciativas que muestran que sí existen otras maneras de producir y consumir ropa. Otro mundo no es sólo posible sino que ya existen multitud de alternativas cercanas que tienen como prioridad las personas, el medio ambiente y el desarrollo sostenible.

Esta Guía se publica gracias a los y las 256 mecenas que han colaborado en el primer proyecto de financiación colectiva (crowdfunding) de la Campaña Ropa Limpia. ¡Muchas gracias!

La Campaña Ropa Limpia somos una red internacional de ONG, sindicatos y organizaciones de consumidores que, desde principios de los años noventa, denunciamos las condiciones laborales que sufren las obreras y los obreros de la confección. En España, la Campaña Ropa Limpia está liderada desde 1997 por SETEM, una federación de diez ONG que denunciamos las causas de la injusticia global y construimos alternativas para una economía solidaria.

setem.org / ropalimpia.org

Anuncios

STOP! Rodando el cambio

Con este documental presentado  en forma de road-movie y formado por un equipo de mujeres, se pretende mostrar una alternativa real y factible que puede hacerse tanto a nivel individual como colectivo. La corriente decrecentista agrupa a día de hoy diversas prácticas o formas de vida que muchas personas y colectivos ya están llevando a cabo. En el viaje mostraremos todas estas maneras de entender la vida , el consumo, el respeto por el medio ambiente, el trabajo, y el deseo y la necesidad latente de participar activamente en las tomas de decisiones tanto políticas como sociales que rigen nuestras vidas. Todas tienen algo en común: vivimos en el mismo planeta, y este planeta es finito.

Comenzaremos nuestro viaje en furgoneta por España, seguido de Portugal y Francia. Para acercar al espectador las prácticas decrecentistas recorreremos desde ciudades hasta ecoaldeas y pueblos en transición en busca de modos de vida alternativos y conociendo de cerca a esas personas que ya están llevando a cabo el cambio. Para ello contaremos, además, con la opinión de expertos y teóricos que nos hablarán de la necesidad de un modelo alternativo que beneficie a todas las personas.
Ofreceremos al espectador una visión diferente de entender la sociedad, dando otras opciones al modo de vida imperante.

¿POR QUÉ REALIZAR ESTE DOCUMENTAL?

Si paramos y observamos a nuestro alrededor comprenderemos la importancia que tiene el hecho de llevar a cabo un cambio. Un cambio no sólo social, económico o político, sino en primer lugar un cambio de mentalidad, una necesaria concienciación masiva.

Este crecimiento económico es insostenible. Los recursos naturales son limitados y nuestro crecimiento está siendo tal que está superando los niveles naturales de bioproductividad de la tierra.
El crecimiento genera agresiones medioambientales irreparables, además de concebir el trabajo por dinero, para luego generar necesidades obsesivas de consumo, adentrándonos en una rueda insostenible que dentro de poco caerá por su propio peso.

Por ello, el decrecimiento plantea una serie  alternativas totalmente viables para disminuir o eliminar todas las prácticas perjudiciales para el ecosistema, y también para eliminar esa concepción del modelo de vida esclavo imperante en nuestra sociedad.

El decrecimiento implica la autosuficiencia y la simplicidad voluntaria, un rechazo profundo al consumo irracional. Si no decrecemos voluntariamente tendremos que hacerlo de manera obligatoria debido a la carestía de energías y el cambio climático que viene dado por el capitalismo global. Como propuesta alternativa el decrecimiento plantea: la simplicidad voluntaria, la defensa del ocio frente al trabajo bajo el lema de “ trabajar menos, para trabajar todos”, el triunfo de la vida social frente a la propiedad privada y el consumo, más oferta de servicios sociales y menos venta de productos poco duraderos, relocalizar el mercado, darle vida a las PYMES, recuperar el tiempo como tal y no como herramienta para ser productivo y eficaz, redistribuir la renta y establecer un máximo y un mínimo de ingresos.

Según Serge Latouche, se puede resumir las propuestas decrecentistas en ocho palabras, todas empiezan por “re”; revaluar, reconceptualizar, reestructurar, relocalizar, redistribuir, reducir, reutilizar, reciclar. En contra posición del “sobre” impuesto en las sociedades capitalistas: sobreactividad, sobreproducción, sobreabundancia, sobreconsumo, sobreendeudamiento, sobreequipamiento, etc Para Gandhi la cima de la civilización no la determinaba el designio de poseer, de acumular, cada vez más, sino el de reducir y limitar las necesidades.

Fuente: STOP ! Rodando el cambio

Andalucía abre paso a una nueva forma de comercio: el mercado social

En diciembre de 2011 abrió sus puertas en Córdoba ‘La Tejedora’. Un nuevo concepto, un mercado social que hasta esa fecha no contaba con ninguna ubicación física en Andalucía. Al calor de la crisis, estos mercados se están poniendo de moda. El último en abrir lo hizo el 18 de enero en Sevilla capital bajo el nombre de ‘La Rendija’. Mientras, en Granada y Málaga, ya hay proyectos avanzados. Uno de los objetivos es crear un Mercado Social del Sur que los coordine y acuerde aspectos como una central de compras o almacenes para albergar grandes cantidades de productos de comercio justo. Estas tiendas buscan potenciar un mercado ‘verde’, alejado de la imagen que pueden transmitir grandes empresas del mercado capitalista. Sigue leyendo

¿Qué podemos hacer lxs consumidorxs españolxs para no contribuir aún más a la tragedia de Bangladesh?

Apoyar alternativas que aseguren los derechos de los trabajadores es una manera excelente de mandar un mensaje a los grandes actores del negocio. Lo van a pillar rápido si es una actitud creciente. Creo que ese mensaje es más poderoso que las miles de firmas que no necesariamente representan una amenaza al sistema productivo. Las firmas sirven sólo si van acompañadas de cambios en las pautas de consumo.
¿Qué más puedes hacer?

  •  Cuando vayas a comprar ropa, mira la etiqueta y haz preguntas a los dependientes como:¿Dónde se fabricó esta prenda de ropa? ¿Sabéis cuánto se pagó a las personas trabajadoras por producirla? ¿La marca tiene un código de conducta? La mayoría de dependientes no sabrán responder a las preguntas, pero si muchas personas insisten, al final las marcas se verán obligadas a tener que dar respuesta.
  • Por desgracia no existe una lista definitiva de minoristas o fabricantes limpios, pero puedes consultar qué empresas se han comprometido a implementar un código de conducta en Reino Unido, Holanda y Estados Unidos.
  • Compra menos ropa pero que garantice el respeto a los derechos laborales (producción local o de comercio justo). Te resultará más cara pero también te durará más. En Barcelona existe por ejemplo  Slow shop, una iniciativa que promueve los talleres artesanos del barrio de Gracia.Y si quieres variar tu armario pero el presupuesto no te lo permite tanto como querrías:
  • Compra en un mercadillo de ropa de segunda mano, como Lost and Found.
  • Organiza en casa un intercambio de ropa con las amigas

(Puedes leer íntegramente este excelente artículo de Anna Argemi en Alterconsumismo )

Día mundial del Comercio Justo

Comercio Justo

Y este sábado… ¡DÍA MUNDIAL DEL COMERCIO JUSTO! En Madrid lo celebraremos junto a otras muchas organizaciones de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo.
Estaremos en la Plaza Red de San Luis (C/Gran Vía esquina con C/Montera), entre las 10:00 y las 15:00.
¡¡Te esperamos!!

Comercio Justo

 

Seis razones para tomar azúcar de comercio justo

Por: Mikel López Iturriaga | 07 de mayo de 2013

Panela 1
Azúcar sin injusticias. / CECJ

Cuando me topo con un paquete de azúcar de comercio justo en un supermercado, me suelo hacer esta pregunta: ¿estaré haciendo el idiota si lo compro y pago más que por uno normal? Mi yo hormiguita que piensa en el fin de mes me dice que deje las buenas causas para otro momento, mientras que mi yo solidario me empuja a rascarme el bolsillo por respeto a las personas que lo producen. Al final, la batalla la gana uno de los dos yoes dependiendo de cómo tenga el día, siempre después de complicadas elucubraciones con cierta tendencia al absurdo (“podría consumir la mitad, y así mantener a raya mi vacaburrismo sin gastar más”, y cosas así). Sigue leyendo

Soberanía Alimentaria, feminismo y consumo crítico

XI Jornadas de Comercio Justo y Consumo Responsable

Barcelona, 26 y 27 de abril del 2013

La reflexión sobre el consumo responsable o crítico y la soberanía alimentaria desde un enfoque con perspectiva feminista es todavía muy incipiente. La Red de Consumo Solidario, conjuntamente con la Marcha Mundial de Mujeres, organizan estas jornadas que quieren ser un espacio para compartir sinergias y crear vínculos desde diferentes movimientos sociales (feminismo, ecología, soberanía alimentaria y consumo crítico) con el objetivo de construir un discurso sobre la sostenibilidad de la vida. Sigue leyendo